Las compañías aéreas están obligadas desde hoy a incluir todas las tasas aeroportuarias y recargos de carburante en los precios de los billetes de avión con el objetivo de evitar la publicidad engañosa de acuerdo con una nueva directiva europea.

Con esta iniciativa, la UE pretende combatir contra la práctica de presentar en las promociones de los billetes de avión los precios sin las tasas, que sólo se añaden en el momento de la reserva.

El objetivo es que los usuarios conozcan desde el primer momento los precios reales, sin que haya tasas escondidas y así puedan comparar los de diferentes compañías, lo cual fomentará la competencia, según explicó el portavoz comunitario Jens Mester.

La norma establece el principio de que el precio publicitado debe ser el realmente pagado al final del proceso de reserva por parte del pasajero. Ello significa que las compañías que operen un vuelo desde un aeropuerto comunitario deberán indicar en sus tarifas, también en Internet, en todo momento el precio final que deba pagarse, que incluirá la tarifa, los impuestos y los cánones, recargos y derechos que sean obligatorios y previsibles en el momento.

Los suplementos especiales, como los seguros de viaje opcionales, se comunicarán de una manera clara, transparente y sin ambigüedades al inicio de la reserva y no podrán aparecer premarcados, sino que deberá ser el pasajero quien los incluya a través de su consentimiento expreso.

En este sentido, un experto del Ejecutivo comunitario precisó que el precio publicitado debe incluir todos los costes que no se puedan evitar y advertir de los pagos que puedan exigir las compañías posteriormente como, por ejemplo, por equipaje adicional en el momento de la facturación.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Transportes, Antonio Tajani, declaró a través de un comunicado que es esencial que todos los actores obedezcan a las mismas reglas, porque es una condición de la liberalización en Europa que ofrece más posibilidades a los pasajeros y tarifas menos altas. La competencia leal es la clave del éxito: gracias a la transparencia en los precios, los pasajeros sabrán con antelación cuánto van a pagar y podrán hacer su elección con todo conocimiento de causa.